Más sobre la Psicología Transpersonal

meditación1

Si has llegado a este blog, tal vez sea porque has tenido algún contacto con este enfoque terapéutico y sobre todo, con esta forma de estar en el mundo. Pero si estás interesad@ en profundizar un poco más, te invitamos a que visites estos textos que tenemos alojados en nuestras webs. Esperamos que continúe resonando en tu corazón ese propósito interior que todos tenemos de despertar de nuestro sueño egótico y de brindar nuestro servicio al mundo. Siéntete libre de emplear este material, siempre que cites a sus autores y el URL correspondiente. ¡Feliz y reposada lectura!

Sobre la Psicología Transpersonal I

Cuando un individuo tras un proceso psicoterapéutico logra revertir los síntomas específicos que le llevaron a la terapia  y su vida  puede considerarse “estabilizada en la normalidad” con frecuencia se acepta que la terapia ha cumplido su función.

Esta supresión sintomática, generalmente beneficiosa, (por lo menos a corto plazo) es considerada por la psicología transpersonal como, (en el mejor de los casos) la mitad del camino hacia el pleno desarrollo de las posibilidades humanas, ya que esta psicología parte del hecho científico de que tal como el ser humano evoluciono desde  formas  de  vida  simples hasta desarrollar su conciencia actual, este proceso evolutivo continua hoy, y el siguiente nivel de desarrollo de la conciencia (nivel que denominamos Supraconciencia o Conciencia Transpersonal) no solo es la única vía posible a la total plenitud, sino que se considera que esta necesidad que tiene la conciencia  de continuar evolucionando se  expresa de un modo tan potente que llega a ser compulsivo, y esta misma necesidad es a veces responsable  del  sufrimiento que los seres humanos experimentamos si nuestro proceso evolutivo esta bloqueado, aunque hayamos conseguido fama, poder, “tengamos todo lo que una persona pueda querer”, etc.  (En los hoteles de 5 estrellas se suicida mas gente que en la totalidad de los demás).

Por esto la psicología transpersonal busca “desbloquear” este proceso y proporcionar las herramientas para una evolución que pasa necesariamente por la trascendencia de un ego que siendo imprescindible inicialmente para permitir al niño el construir una identidad adulta y adaptarse a la realidad, es posteriormente en sus adicciones, apegos, temores, prejuicios, etc., un obstáculo para el acceso a la experiencia Supraconciente. (Leer más)

Sobre la Psicología Transpersonal II:

Una terapia verdaderamente transpersonal (que será solo posible si el terapeuta es un verdadero practicante de la vía transpersonal) se focalizará en la promoción y aceleración del proceso evolutivo natural de la conciencia del cliente a través de la expansión y sutilización de ésta, y, en la medida que ésta terapia avance (si se realiza correctamente) el cliente experimentara, cada vez más claramente, que tanto sus sufrimientos y conflictos actuales (surgidos principalmente a consecuencia de un ego ilusorio que sufre buscando inútilmente “seguridad” en cosas y logros externos) como su insatisfacción general (provocada por su imperfección, sentimientos de incompletud, etc.) son nimiedades comparadas con las infinitas posibilidades que ya comienza a experimentar y actualizar.

De este modo, al disminuir la identificación con su melodrama interno, el cliente experimenta una serenidad desconocida por él hasta entonces y una “abundancia” de motivación positiva que en virtud de precisas leyes evolutivas se transforma inexorablemente en simpatía-empatía hacia todos los seres sintientes (compasión) y del mismo modo que la conciencia de vigilia “normal” se ve acompañada inevitablemente de pensamiento compulsivo alrededor de temas relacionados con los deseos, los miedos, etc., el desplazamiento de los intereses personales del cliente desde su ego hacia valores superiores como la compasión, la verdad, la creatividad, etc. marca el comienzo de una serie de cambios revolucionarios que constituyen el amanecer del siguiente peldaño de la evolución de la vida, la Supraconciencia. (Leer más)

Trascendiendo Nuestro Drama Personal:

Esta es la revolución. Al final, la ciencia en general y la psicología en particular, han descubierto que los marcos de referencia con los cuales se ha identificado esta cultura no son adecuados, no nos hacen felices y descubre que los postulados de la sabiduría milenaria de Oriente encierran elementos útiles que nos presentan, no un personaje racional y dirigido al éxito, sino un personaje unido con el Todo, en paz consigo mismo y con lo que le rodea, sabio, compasivo y, en última instancia, feliz, que habita en un universo interconectado, dinámico, holista y relativo. (Leer más)

Identidad, Conflicto y Evolución:

El Ser Espiritual que albergamos es libre e infinito, pero el ser humano se limita. Es necesario que también aprendamos a liberarnos de esas limitaciones y de los apegos que la mente crea y para ello se requiere cambiar el modo en que nos vemos a nosotros mismos y dejar de aferrarnos (apegarnos) a las vivencias, situaciones, personas, objetos….a la vida en sí. Es decir, la apertura y liberación consiste en soltar nuestra historia-drama y dejar de generar resistencias que nos atrapan en el dolor emocional, produciendo gran desequilibrio interior. (Leer más)

Autosinceridad Iluminativa:

La clave absoluta para que los errores se transformen en evolución es el no permitir el autoengaño. En muchas ocasiones, (si no nos engañamos a nosotros mismos), sabemos intuitivamente cuál es la mejor opción ante una situación, pero el conocer la mejor opción no significa que siempre queramos o podamos realizarla,. Pues bien, si conociendo la mejor opción realizamos una peor, pero lo hacemos concientemente, esto es muy preferible al autoengaño, ya que las consecuencias que siempre tienen todos los actos permitirán que cada elección se transforme en una lección, y así nuestra claridad mental y nuestra sabiduría saldrán fortalecidas de la experiencia. (Leer más)

Confía Siempre en tu Intuición:

Todos poseemos intuición y todos la hemos usado en muchísimas ocasiones, pero como se trata de un “sentido” (siempre se le ha llamado el sexto sentido) de una sutileza cualitativamente diferente a todo lo que conocemos actualmente, resulta muy difícil conectar con ella cuando nuestra mente está “afiebrada” (que es el estado “normal” de la mente en su actual estadío evolutivo). Por ejemplo, cuando queremos forzar a la realidad, o cuando estamos manipulando a las personas, o cuando queremos autoengañamos para no ver lo que es, o cuando estamos obsesionados con nuestro melodrama personal, etc., nuestra mente bulle tan febrilmente que es muy difícil escuchar la sutil voz de la intuición, pero cuando estamos en paz, aceptando lo que es y cuando la cuestión de la ganancia y la pérdida no consume nuestro corazón, no sólo es muy fácil conectar con nuestra intuición sino que ésta se vuelve asombrosamente obvia. (Leer más)

¿Por qué se Prescribe la Meditación en Psicoterapia Transpersonal?:

Cuando una persona aprende a alinearse, y esto es lo que es la meditación, una herramienta para alinearnos con el constante flujo de la vida, la figura del terapeuta transpersonal pasa a ser la de un acompañante que anima el proceso interno del paciente, que lo alienta a que siga explorando y que le da la confianza que necesita en un primer momento, para aprender a caminar solo, en su proceso evolutivo hacia la Consciencia. El contexto de nuestra terapia favorece la interiorización y la reidentificación de la persona, conectando con una parte más sabia, más consciente de sí misma. Cuando evidenciamos que ese proceso ya se ha dado, cuando el paciente es capaz de reconocer en sí mismo ese ser sabio, consciente, fluido, vital, trascendente que Es y confía en él; cuando la terapia se transforma en un rico diálogo de consciencias, es momento de cerrar el proceso, para que esa persona continúe su camino evolutivo de la mejor manera posible, para su propio bien y el de todos los seres. (Leer más)

La naturaleza del ego:

El Ego: Tal vez sea uno de los términos más empleados en nuestro enfoque terapéutico. Si nos ocupamos de aquellos aspectos psicológicos que trascienden el ego, esto quiere decir que asumimos que el núcleo de nuestros males está en esta entidad psíquica. ¿Pero realmente conocemos qué queremos decir cuando decimos ego? ¿Qué estamos describiendo? ¿Es un concepto, una entidad, una energía, una parte atrofiada de nosotros mismos? ¿Es algo que tenemos que extirpar, erradicar o por el contrario, algo que debemos integrar y trascender si queremos seguir evolucionando? ¿No es esta ilusión -que seremos más evolucionados que el resto de los mortales- una treta más de nuestro ego por autopreservarse? De cualquier modo, nuestro proceso evolutivo nos va mostrando que nuestro ego es nuestro, pero nosotros no somos ese ego. (Leer más)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s